Funciones y tareas del orientador escolar

TAREAS
  1. Identificar necesidades educativas

La principal función de los orientadores es identificar necesidades educativas: en el centro, aulas y en alumnos en concreto.

No hacemos diagnósticos clínicos, lo que hacemos es detectar necesidades educativas en general y específicas de apoyo y especiales en particular.

Y para eso realizamos la evaluación psicopedagógica, compartida con otros profesionales, pero que finalmente “firmamos” los orientadores.

  1. Asesoramiento psicopedagógico a los profesores

La segunda función que desempeñamos es el asesoramiento psicopedagógico a los equipos directivos y profesores.

Asesorar psicopedagógicamente implica ofrecer criterios, pautas, fundamentos, recursos… pedagógicos y psicológicos. Esos criterios sirven para que se tomen las decisiones oportunas.

No señalamos la dirección a seguir: aportamos información para que se tomen las decisiones ya que, en último término, los orientadores no tenemos un “poder ejecutivo”.

  1. Asesoramiento a las familias en su labor educativa

Atender a las familias, asesorarles, proporcionales apoyos forman parte del núcleo de nuestra profesión.

  1. Coordinación con otros recursos

La cuarta que tenemos los orientadores es la de coordinación de recursos internos y, sobre todo, externos a los centros.

La coordinación con servicios médicos, como pediatras, unidades de salud mental infantil, neuropediatras, con los servicios sociales y con otros recursos de la comunidad forma parte de nuestra labor: repartir y compartir objetivos, información.

  1. Formación continua

No podemos desempeñar esas funciones si no realizamos un esfuerzo de formación continua. Los orientadores y orientadoras estamos obligados a seguir estudiando, a estar al día de cuestiones psicopedagógicas, de formarnos con la fórmula que cada uno considere más adecuada, pero no perder el tren del conocimiento.

tareas-orientador